Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
29 de Abril del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

CONTRUCCIONES TRADICIONALES ASTURIANAS


 



Noviembre del 2007


El catálogo urbanístico de Piloña recoge 741 hórreos y paneras en el concejo
El municipio es el principal santuario de este tipo de contrucciones tradicionales asturianas El documento hace un análisis exhaustivo de la riqueza patrimonial y natural del municipio


ESPINARÉU. En la plaza del pueblo sobreviven nueve ejemplares de horreos de excepcional calidad y recientemente restaurados.

El concejo de Piloña atesora un total de 741 hórreos y paneras en sus 283 kilómetros cuadrados de territorio. Así lo recoge el catálogo urbanístico del concejo, incluido en el PGOU que acaba de ser publicado en el BOPA. De esta forma, el concejo se confirma como el principal santuario en todo el Principado de Asturias en cuanto a número y calidad de estas construcciones tradicionales que adornan cada rincón de la región. La falta de censos fiables no permite confirmar a los expertos que éste sea el concejo con más ejemplares del territorio asturiano, pero sí queda claro que la calidad de sus construcciones no tiene parangón.

Cuentan los libros, las leyendas y los vecinos que por el concejo de Piloña han pasado habitantes que pertenecieron a todas las épocas. Cada uno, en cada momento, ha ido dejando su impronta. Juntos han logrado hacer un museo vivo de historia, un paisaje, un enclave salpicado de etnografía. Y buena muestra de ellos son los hórreos. Más de siete centenares de protagonistas de piedra y madera que esconden bajo sus pegoyos la historia de, como poco, 400 años atrás. Xosé Nel Navarro, responsable de Horru I+D, acude al catastro del Marqués de la Ensenada, confeccionado en 1752, para dar buena cuenta de ello. «Hasta 1.058 hórreos se contabilizaron en Piloña». Además de 224 paneras y 24 hórreos «en ruinas».

Lejos de esas cifras, pero con importantes números, el Catálogo Urbanístico, recientemente aprobado, recoge en sus páginas todas y cada una de estas construcciones de madera, testigos de las costumbres y las tradiciones. Ahí están, en el camino de los vecinos, en la ruta de los visitantes. Todos ellos pueden contemplar en sus tablas, a menudo de roble y castaño, y en los pegoyos, esos grandes sillares de piedra, los signos de los tiempos con orígenes ancestrales

Parte de esos orígenes los guarda en cada rincón la localidad de Espinaréu. Este pequeño pueblo piloñés transmite, sólo con echarle un vistazo, la cultura de una tierra asturiana cargada de vida e ingenio, todo ello envuelto en su terreno que, aunque no demasiado extenso, reúne la mayor concentración de hórreos de toda Asturias.

Las pequeñas calles, las esquinas, la plaza, cada rincón de esta aldea piloñesa es escenario de aquellos gigantescos cajones de madera que se posaban sobre cuatro pilares de piedra. Sólo esta población guarda la historia de 27 hórreos, una cifra considerable teniendo en cuenta el tamaño de la aldea, y nueve de ellos fueron levantados en la plaza.

Estas construcciones tienen un origen agrario. El ingenio de los habitantes allá por el siglo XVI hizo que se comenzaran a construir unas despensas en el aire que servían para almacenar cosechas de todo tipo e incluso la carne de matanza, en definitiva, poner el sustento alimenticio a buen recaudo lejos de las humedades y de los roedores.

Y aunque aquellos primeros usos han quedado en la memoria de las distintas generaciones, ya que en la actualidad los hórreos sirven a otros menesteres, o, a decir verdad a ninguno en particular. Algunos, tal vez, aún cumplen aquella función para los que fueron creados, y no es raro verlos adornados con cebollas, ajos y otros productos de la huerta. Pero, el de los hórreos, es casi hoy por hoy un papel romántico, un protagonista con historia que salpica a los ojos de los que circulan por las carreteras piloñesas.

El paso del tiempo ha ido acabando con aquella tradición, ya no se construyen hórreos ni tampoco se conserva todo el patrimonio etnográfico que un día existió en el concejo. De los 150 molinos que existieron hace apenas tres siglos, sólo se conservan 27 y de esos, tres continúan moliendo. Lo mismo ocurre con las fuentes (11) y los lavaderos (7) que existen por el municipio modelos propios del XVIII y se conservan aún aquellos que asumieron la función de traer a los vecinos el agua potable.

Patrimonio artístico

Pero también tiene Piloña, joyas con un valor distinto. También conserva este concejo un patrimonio arquitectónico muy relevante. Tal y como destaca el arquitecto José Ramón Fernández Molina en su informe sobre el patrimonio cultural piloñés, algunos ejemplos «muy interesantes» de la arquitectura románica se encuentran en San Juan de Berbío y el ábside de Santa María de Villamayor, la única parte que se conserva de lo que fuera el único ejemplo piloñés de un monasterio medieval.

De épocas más cercanas, pero remontándose también bastante atrás en el tiempo, destaca en la capital del municipio, Infiesto, la fachada del asilo de ancianos. El único resto de lo que fueran las antiguas escuelas de niños y niñas de la localidad y que actualmente y desde 1998 está incluido en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. Y como Patrimonio Arquitectónico Civil y de interés local Piloña guarda en su haber el Palacio de Sotiello, entre las localidades de Sevares y Villamayor. Un ejemplo del estilo montañés de las habituales casonas de indianos que salpican muchos rincones de la comarca oriental.

También dentro de ese patrimonio arquitectónico religioso contemplado dentro del Plan General de Ordenación Urbana destaca el Santuario de la Cueva. Un lugar mágico situado en terrenos de la parroquia de Ques que aspira a recuperar la forma que logró encontrar en el siglo XVIII. Es decir, con una gran portada acristalada de hierro forjado, con una plataforma habilitada para la celebración de bodas y un edificio de dos plantas con tipología asturiana anexo. Este Santuario cerró sus puertas hace siete años después de un desprendimiento. Durante este verano volvió a abrirse para la novena de la Virgen de Covadonga, el pasado mes de setiembre. También hay un hueco en el catálogo para las riquezas naturales: cuevas, paisajes y árboles . Estos son sólo algunos ejemplos de los monumentos catalogados que Piloña muestra en su territorio. Dice el edil del concejo, Camilo Montes, en la página web de bienvenida al municipio que «hay muchas razones para visitar Piloña». Estas son sólo algunas de ellas. El resto, tendrá que descubrirlas el visitante por su cuenta.


Fuente: elcomerciodigital.com

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008