Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
20 de Agosto del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

RAFAEL BATALLER SIGUE CREANDO PAISAJES


 



Octubre del 2007



Rafael Bataller (Blanes, 1920) sigue fiel a Formentera, donde llegó por primera vez en 1956. Su paleta de colores tiene la esencia del Mediterráneo, por eso se le considera como uno de los mejores paisajistas catalanes contemporáneos. A sus ochenta y seis años el maestro sigue pintando incansable, plasmando en cada uno de sus lienzos la luz, la transparencia y aquello que la vista no aprecia pero que es percibido como una sensación de quietud que roza lo mágico.


Bataller en su casa bajo una de sus obras

FORMENTERA | CARMELO CONVALIA Es Pí es la casa de Rafael Bataller, en la venda de Portusaler, allí tiene su refugio y su taller, de donde sale parte de su obra. Cuando cada verano llega de Barcelona lo primero que hace es besar un pino que tiene 160 años, asegura. Para él ese árbol es todo un símbolo, por lo que ha acomodado la arquitectura de su casa para que el pino crezca poderoso y omnipresente.
A pasos cortos y ayudado de un bastón recorre el exterior de su casa, explicando, aquí y allí, los detalles del paisaje. Bataller va detallando la línea del horizonte que cada día le da los buenos días. Desde la terraza de su casa se puede ver todo el sur de Eivissa, desde es Vedrá pasando por es Freus y Vila, pero la vista puede alcanzar hasta Tagomago. Además, ni un solo cable eléctrico enturbia ese horizonte.
Rafael Bataller tiene tres escenarios en su vida que han marcado profundamente su obra: París, la Vall d´Aran y Formentera. En esos tres lugares se ha sentido cómodo y cada año los vuelve a visitar. Esos paisajes forman parte de su memoria. Bataller llega a Formentera por primera vez en 1956, cuando un amigo suyo le invitó. «Fue entonces cuando descubrí esta isla maravillosa», recuerda; luego, empezó a buscar un terreno con la idea de levantar su casa en Portusaler hasta que finalmente lo encontró y la construyó en 1969. Bataller rememora que aquella Formentera que descubrió «era una pura maravilla con una gente estupenda, muy civilizada». «Me enamoré de la isla casi virgen», confiesa.

El mar
Uno de los motivos por los que sigue cautivado es el color del mar: «He viajado mucho, he visto colores del mar fantásticos en el Caribe, tanto en el Atlántico como en el Pacífico, pero el color del agua de Formentera no lo he visto en ninguna parte del mundo, por su trasparencia parece diamante fundido, es extraordinario». También le fascinó otro elemento del paisaje: «El movimiento lento de las aspas de los molinos que aún funcionaban, que me trasportaba al pasado». Luego está la luz, la capacidad de trasladar al lienzo los momentos más precisos de la luz de la mañana y del atardecer: «La luz me ha apasionado toda la vida, por eso recorro París, la Vall d´Aran y Formentera, porque encuentro todos los matices», afirma.

Rafael Bataller salta a la popularidad a mediados de los años setenta a raíz de un encargo que surge cuando exponía en la Sala París, de Barcelona, por donde han pasado los grandes maestros de la pintura catalana. El director general de Turismo visita la muestra y le propone hacer un cartel vertical con un grupo de mujeres payesas para la Oficina de Turismo de España. No niega que le sorprendió el encargo: «Pero acepté y salió este cartel que tuvo un gran éxito mundial». La obra llegó a ganar varios premios internacionales, entre ellos la `Diligencia de Oro´, de Berlín. El autor reconoce que a través de ese trabajo se lanzó por primera vez Formentera al mundo: «Ahora quizá ya es demasiado famosa», reflexiona. Pero entonces el cartel estaba colgado en casi todos los aeropuertos internacionales del mundo y formaba parte de la campaña del extinto Ministerio de Información y Turismo.

La vida de Bataller sufre un cambio de rumbo cuando hace pocos años fallece su mujer. Desde entonces dice que su ritmo de trabajo ha tomado otro cariz y ya no expone como solía hacer cada dos años en la Sala París de Barcelona. Ahora se toma la vida de una forma más reposada, aunque ya retirado no ha dejado su paleta de azules con la que sigue profundizando en el color del mar.

Rafael Bataller se mueve por emociones y eso es lo primero que intenta plasmar cuando se enfrenta a la tela en blanco: «Lo más importante es sentirte atraído por el tema y luego aplicarle de aquí.... (se señala el corazón con la mano)». Además, como aficionado a la fotografía utiliza, de tanto en tanto, diapositivas de 6 por 6 de los motivos elegidos que ve a través de un visor.

Rafael Bataller también ha pasado por el grabado en su época parisina y siente especialmente debilidad por «el impresionismo ya que es uno de los momentos más felices de la historia de la pintura», afirma rotundo. «Los paisajistas catalanes nos hemos inspirado mucho en los impresionistas y nos hemos hermanado al sentir las mismas emociones», explica.

El artista muestra orgulloso de sus últimas obras que todavía no ha embalado antes de irse para Barcelona. Además de dos telas con un paisaje de mar, enseña «lo que era el quiosco el ministro hace muchos años»: «Eso no lo habéis conocido vosotros», bromea. Después, antes de despedirse, muestra otro cuadro que tiene colgado en la pared con un grupo de ball pagés ante una iglesia ibicenca.

Fuente: diariodeibiza.es

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008