Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
13 de Diciembre del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

EL ARQUITECTO JOSÉ CAICOYA FALLECE A LOS 56 AÑOS


 



Octubre del 2007


El gijonés, premio «Asturias» de Arquitectura por el cierre de la cueva de los Azules en Onís, participó en el diseño de Poniente, el Parque Tecnológico y los jardines de Roces.

«Gijón siempre ha sido una ciudad desastre en urbanismo y arquitectura, pero las cosas se han ido corrigiendo hasta el punto de que he empezado a sentirme orgulloso». El arquitecto José Manuel Caicoya realizaba hace pocos meses esa reflexión sobre la realidad de la ciudad que le vio nacer el 25 de agosto de 1951. Y lo hacía pocos minutos antes de ofrecer una conferencia en la sede gijonesa del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias bajo el título «Tú a Boston y yo a California». Ninguno de los presentes imaginaba que sería uno de los últimos actos públicos de un profesional reconocido que participó activamente en el diseño del Gijón que ahora se conoce y que ha dejado su huella a lo largo y ancho de toda Asturias. José Manuel Caicoya fallecía ayer por la mañana en su domicilio de un infarto fulminante. Tenía sólo 56 años y su inesperada muerte convulsionó el mundo de la arquitectura y la construcción, donde era ampliamente conocido.


José Manuel Caicoya, con Lidia Ríos, su compañera en la operación de Roces

El funeral tendrá lugar hoy, a las seis de la tarde, en la iglesia parroquial de San José. El arquitecto fallecido deja dos hijos, José Manuel y Alejandro Caicoya González, y viuda, María Blanca Secades García, con quien se había casado hace once meses después de un largo tiempo de relación. Unos problemas de tensión hace algún tiempo le habían llevado a modificar sus hábitos de vida y cambiar algunas costumbres, pero en su entorno nadie esperaba el dramático final, sólo anunciado por una mala noche de sueño.

José Manuel Caicoya Rodríguez se tituló en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona después de haber iniciado su preparación en Valladolid. Pero desde su colegiación en 1978 en Asturias, y a pesar de que su primer reconocimiento profesional fue el segundo premio en el concurso para el desarrollo del centro cívico de La Vaguada en Madrid, que logró en 1980, decidió centrar la mayor parte de su labor profesional en el Principado y más en concreto en Gijón. Ahora mismo su despacho profesional estaba en la calle de Celestino Junquera.

Caicoya participó activamente en alguno de los diseños urbanísticos que han cambiado la imagen de Gijón. Así, fue uno de los autores del plan especial de Sogepsa para Poniente y a él se le atribuye la elección para la zona de una estética náutica que tuvo su mayor referente en los edificios-barcos. Curiosamente, uno de sus últimos trabajos también se vinculan a una gran operación de Sogepsa en Gijón. Junto a Lidia Ríos y Olaya Caicoya ganó en el año 2005 el concurso nacional para diseñar los jardines y espacios libres de la futura área residencial de Roces. La operación de Montevil también contó con su participación, aunque en un grado inferior de compromiso.

La Autoridad Portuaria fue otra de las entidades que confió en su buen hacer para la rehabilitación del faro de la Campa de Torres y la reforma de sus oficinas en Claudio Alvargonzález. La actual operación urbanística de Bernueces y el Parque Tecnológico, del que realizó el plan especial, también contaron con su participación profesional. Ahora mismo, y como recuerdan sus allegados, estaba muy ilusionado con el encargo del Principado de desarrollar un refugio para animales salvajes en el entorno del parque natural de Redes.

Gran parte del trabajo profesional de José Manuel Caicoya se hizo en sociedad con Manuel García. A ellos se debe, por ejemplo, la obra de la Biblioteca Pública Jovellanos que se llevó el primer premio del concurso «Plomada de plata» de Asprocon en 1992. No fue el único honor en sus carreras. El currículum de Caicoya, coincidente con el de García en estos años, incluye varios reconocimientos de diferente índole en los premios «Asturias» de Arquitectura que concede anualmente el Colegio de Arquitectos de Asturias: por la Casa Cuartel de Piedras Blancas en 1983, por las viviendas sociales de Noreña en 1987, por la pista polideportiva de Taramundi en 1996 y ya en 1999 el primer premio «Asturias» de Arquitectura por la cubierta y cierre de la cueva prehistórica de los Azules, en Cangas de Onís. Ése fue un buen año para Caicoya, que también ganó el primer premio en el concurso para la rehabilitación de la antigua cárcel de Oviedo en favor del Museo de Bellas Artes y el segundo premio para el diseño de la insignia del Xacobeo. En los últimos tiempos, y sin llegar a ser socios, colaboró muy intensamente con el arquitecto gijonés Juan Ignacio González Moriyón.

El largo listado de premios conseguidos a lo largo de su carrera con proyectos presentados a concursos de ámbito local y nacional le llevó a vincularse a iniciativas tan dispares como la Casa de Cultura de Avilés, el diseño de prototipos arquitectónicos en el medio rural, la tribuna del campo de fútbol de Luanco, la rehabilitación del pozo Fondón, la Casa de Encuentros de Corvera, la nueva Biblioteca de Pamplona o el Museo de Las Palmas de Gran Canaria. Sus diseños también se pueden distinguir en la insignia del Colegio Oficial de Arquitectos y en una placa en la Universidad Laboral que recuerda a los cuatro arquitectos que le dieron vida.

Además, en estas ocasiones como jurado, participó en los concursos para la elección del edificio representativo de la Autoridad Portuaria en el Parque Tecnológico de Gijón y el nuevo Hospital Universitario de Oviedo. Su labor profesional se extendió a la participación en sesiones de trabajo, la presentación de artículos tanto en revistas especializadas como en publicaciones generalistas y el desarrollo de ponencias. Sumaba treinta y cinco titulaciones en cursos especializados de arquitectura, urbanismo y paisaje.

Más allá de la arquitectura, José Manuel Caicoya Rodríguez era un apasionado de la música y la pintura. «Dibujaba de maravilla. Era muy artista», recordaba ayer mismo Juan Ignacio González Moriyón. Sus trabajos como pintor se pudieron ver en exposiciones en Oviedo, Gijón, León y Valladolid y recibieron premios en Canarias, Madrid, León, Valladolid y Gijón. En el ámbito del deporte, que practicaba con asiduidad, su pasión se centraba en el baloncesto y no era raro verle asistir como público a los partidos de La Guía. Pero lo primero para Pepe Caicoya era la arquitectura, que, en sus palabras, «es una disciplina muy callada pero que te tiene que transmitir algo. La arquitectura tiene que tener gancho».



Fuente: lne.es

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008