Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
22 de Noviembre del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

LA TORRE TAPATÍA, PARTE DE LA BONANZA CONSTRUCTIVA DE GUADALAJARA


 



Agosto del 2007


Una española en Guadalajara

Una mujer vino a dejar huella en la tierra de los machos. La arquitecta catalana Carmen Pinós, recién fue anunciada como la ganadora del premio principal de la IX Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo por un proyecto que se asentó en suelo mexicano: la Torre Cube, de Guadalajara.

El jurado del evento, destacó la innovación y calidad estética del edificio, así como su capacidad para adaptarse al cálido entorno de Guadalajara con una estructura que facilita la ventilación y la entrada de luz natural, diseñada alrededor de tres núcleos verticales de hormigón.

No es el primer premio de consideración para la arquitecta barcelonesa, ex esposa y colaborada de mucho tiempo del afamado Enric Miralles. En 1995, obtuvo el Premio Nacional de Arquitectura de España, por la Escuela Taller de Morella, rectilíneo y racional edificio levantado en su tierra natal.

Nacida en 1954, Carmen Pinós realizó sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, de donde se tituló en 1979. Tres años después estableció su primer estudio de arquitectura con Enric Miralles, En 1982, forma su estudio de arquitectura junto a Enric Miralles, de quien se divorció cerca de una década después.

Junto con Miralles (fallecido en el 2000), Pinós creó obras como la Escuela La Llauna, en Badalona; el Cementerio de Igualada y la propia Escuela Taller de Morella. Ya en solitario, la arquitecta diseñó el Parque Urbano de Petrel, el Parc de Ses Estacions, en Palma de Mallorca y el edificio tapatío.

Al natural

La Torre Cube, es un proyecto de la inmobiliaria del mismo nombre, construido entre los años de 2003 y 2005. Ubicado sobre el bulevar Puerta de Hierro, es un edificio de más de 15 mil metros cuadrados levantado sobre un terreno de 2 mil 500 metros cuadrados, con un presupuesto de 10 millones de dólares.

El programa arquitectónico contempla espacios de oficina de entre 106 y 175 metros cuadrados (cada módulo tiene oficinas de un tamaño distinto), un mezanine de 860 metros cuadrados, lobby, terrazas, áreas comunes y cuatro elevadores.

Destinado a ser utilizado como un complejo de oficinas, el proyecto nació con la intención de crear despachos ventilados e iluminados todos ellos con luz natural, desarrollándose a partir de tres núcleos de hormigón que contienen todas las instalaciones y circulaciones verticales.

En la hábil solución de la arquitecta española, estos núcleos son la única estructura del edificio y desde ellos, salen en voladizo, las vigas principales sobre las que se apoyan las losas postensadas de los pisos. La sensación desde afuera es cercana a la de ver tres cajas suspendidas sobre esbeltos mástiles de concreto.

Al centro de la construcción quedó un espacio abierto que recibe luz natural no sólo desde arriba, sino también de forma lateral, a través del hueco dejado por tres plantas en cada uno de los módulos. Estos claros también facilitan una circulación natural de la masa de aire, por lo que es posible suprimir el aire acondicionado, con sus consecuentes ventajas en ahorro de energía.

La regulación térmica se complementa con la piel exterior de los módulos de oficinas, compuesta de un cuerpo de celosías de madera con puertas corredizas que hace de brisolei.

Pies firmes

La Torre Cube alcanza una altura de 70 y se haya asentada en una zona de alta intensidad sísmica, por lo que fue necesario un cuidado planteamiento de ingeniería que sostuviera los volados de hasta 10 metros. Los losas postensadas y las vigas pared metálicas fueron ingredientes cruciales del diseño.

Las losas postensadas incorporan cables de acero en su interior. Una vez fraguado el hormigón de la losa, casa cable es tensado de forma independiente según las indicaciones del proyecto. Con este sistema de vanguardia se eliminan las vigas tradicionales estáticas, obteniendo una mayor altura útil de piso a piso, además de más luces, plantas libres y estructuras más ligeras.

El edificio consta de 20 niveles, cuatro de los cuales son utilizados como estacionamiento subterráneo, casi alcanzado los 13 metros de profundidad. En estos niveles, la estructura abarca toda la planta, pero a partir del primer nivel de oficinas, se adopta la solución ya explicada de tres núcleos verticales.

El despacho de estructuralistas de la obra fue el de Luis Bozzo, con sede en Barcelona, que explica sobre la Torre Cube que es un edificio singular en cuanto a su concepción, “pero presenta mecanismos de transmisión de cargas definidos. El acero se dispone en las vigas pared para disminuir significativamente su peso propio en comparación a una viga pared convencional y permitir el paso de luz natural.

“Se han proyectado los volados de manera tal de compensar unos con otros. Es decir las áreas y centro de gravedad de las mismas se han proyectado para minimizar el momento de vuelco, compensándose los bloques entre sí. De esta forma no se presentarán reacciones de tracción en la base de las pantallas”, concluye la explicación de los ingenieros, quienes presumen que aún así la Torre Cube costó casi lo mismo que un edificio convencional.

Luis Bozzo parece haber agarrado cariño con Guadalajara, pues además de la Torre Cube, se está haciendo cargo de las estructuras del nuevo Estadio Chivas, el Santuario de los Mártires y el nodo vial de acceso al futuro Centro JVC.

El año pasado, Carmen Pinós visitó la Torre Cube y se mostró satisfecha del resultado y de la diversidad que su configuración interior adopta con la llegada de los propietarios y arrendatarios:

“Cada despacho es distinto, todo mundo se lo arregla de una manera absolutamente diversa y hace mucha gracia; tú entras a un despacho y luce de una manera, entras en otro y luce de otra, porque tenemos dos caras, la fachada que da al patio interior y la fachada que da al exterior y eso te da muchas posibilidades y además, al no tener pilares, puedes moverte libremente”, comentó en su momento al diario El Informador.

La Torre Cube desde su concepción pintaba para ser un proyecto sobresaliente, por lo que no es de extrañar que la maqueta de la obra fuera adquirida por el Museo de Arte Moderno de Nueva York para su acervo de arquitectura, uno de los más apreciados del planeta.



Fuente: am.com.mx

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008