Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
20 de Noviembre del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

UN PARAÍSO DE LOS ARQUITECTOS


 



Mezcla de modernidad y delirios de grandeza, Astana, la nueva capital de Kazajstán, ha pasado de ser una vieja fortaleza rusa a convertirse en un Manhattan en la estepa de Asia central. Financiada por los petrodólares del Caspio, es hoy una inmensa cantera donde surgen caprichosos edificios diseñados por arquitectos asiáticos, europeos y locales.

La primera impresión que produce Astana, la nueva capital de Kazajstán, es la de un espejismo. En la estepa centroasiática, en el lugar donde en 1830 se erigió una fortaleza militar rusa, se extiende hoy una inmensa cantera donde surgen caprichosos edificios de las más diversas formas y características entre el estruendo de las excavadoras, las grúas, las hormigoneras y los martillos neumáticos.



Proyectos grandiosos. En Astana, el monumental edificio del Ministerio de Energía.

En esta Brasilia de la estepa, que se está tragando miles de millones de petrodólares, se plasma la voluntad del presidente de Kazajstán, Nursultan Nazarbayev, de pasar a la historia como el fundador del Estado más moderno y dinámico de la antigua Asia central soviética. Una de las decisiones más radicales del líder, puesta en práctica en 1997, fue la de trasladar al Norte la capital, que antes estuvo en Almatí, una ciudad meridional de más de un millón de habitantes. La elección recayó en Astana, una ciudad de provincias a mil kilómetros de distancia, en una región a la que en los tiempos de Nikita Kruschev llegaron millones de emigrantes de toda la URSS para participar en un programa de desarrollo agrícola conocido por Las Tierras Vírgenes. (...)

PROYECTO JAPONES


Tras la impresión de espejismo que produce la ciudad, viene la confusión. Astana parece un inmenso escaparate de proyectos arquitectónicos, una vitrina de cachivaches caprichosos –de cerámica, de metal o de vidrio– distribuidos al azar en un entorno cuyas pautas teóricamente responden al plan general realizado por el arquitecto japonés Kisho Kurokawa.

En la ribera derecha del río Ishim está la ciudad vieja, que se llamó Akmolinsk cuando era un fuerte militar del imperio ruso donde repostaban las caravanas procedentes de Tashkent y Bujara, y Tselinograd, en los años ’60 del pasado siglo.

En la ribera izquierda del río está el nuevo centro político y administrativo del Estado, que algunos han bautizado ya como “el paraíso de los arquitectos”. Es aquí justamente donde se alzan las construcciones que rivalizan entre sí en volumen, en lujo y en altura. Domina el conjunto el palacio presidencial, situado al final de una avenida orientada de Este a Oeste, que se prolonga dos kilómetros. En el otro extremo de esta avenida, la sede de la compañía de petróleo y gas, Kazmunaigaz, y el Ministerio de Energía se funden en un solo conjunto. En la plaza de la Independencia, a mitad de camino entre los santuarios del poder político y económico, se alza una torre de 105 metros de altura llamada Baiterek, que hoy por hoy es la imagen de marca de la capital. Físicamente, se trata de la columna por la que sube un ascensor en dirección a una gigantesca esfera de cristal dorado; simbólicamente, el Baiterek es un árbol legendario en cuyas ramas luchan los principios de la vida y la muerte. Cuenta la fábula que cada año un pájaro ponía un huevo en la copa del árbol y un dragón del desierto destruía el huevo, hasta que un caballero mató al dragón y rompió el círculo fatal. El huevo es la esfera de cristal italiano mezclado con oro que corona el monumento. (...)

En Astana hay un aeropuerto internacional, diseñado por Kisho Kurokawa y financiado con un crédito japonés, y el acuario marino más alejado del mar que existe en el mundo. “Tenemos hasta un tiburón chino”, dice la cajera, animándome a presenciar cómo se da comida a los peces.

EL ARQUITECTO MUNICIPAL


Los petrodólares con los que se construye Astana no vienen sólo del crudo del Caspio sino también de los países árabes que, según el arquitecto municipal Shojan Mataibekov, son los mayores inversores de la ciudad. El Fondo de Kuwait ha financiado el Ayuntamiento; Abu Dabi, la residencia presidencial; y Arabia Saudí, el Senado y el centro cardiológico. La mezquita ha sido construida con dinero de Qatar, y en el Palacio de Deportes han participado multinacionales como Chevron, Exxon Mobil y Philip Morris. (...) Las jerarquías del Estado se reproducen en las formas urbanas. Junto al impresionante palacio presidencial, con una superficie de 32 mil metros cuadrados, los edificios del Parlamento y el Tribunal Supremo parecen raquíticos y enanos. El arquitecto municipal da la impresión de luchar contra fuerzas superiores a él. Si Nazarbayev se encapricha con un proyecto, es difícil encontrar argumentos urbanísticos válidos para oponerse. Al presidente le gustó la pirámide propuesta por el británico Norman Foster para albergar un centro multiconfesional y una sala de congresos, y le gustó también la yurta (vivienda tradicional de la estepa) del mismo autor, donde se instalará un centro comercial de 300 metros de diámetro.

El arquitecto municipal tiene poca influencia cuando de grandes inversores se trata, como los árabes que convencieron a Nazarbayev de construir una torre de 80 pisos, en forma de prisma dislocado, justamente en el solar donde Mataibekov quería construir su propio proyecto, inspirado en formas tradicionales de Kazajstán. A veces, sin embargo, el arquitecto municipal se sale con la suya, como cuando convenció al presidente de que bastaba un solo edificio, inspirado en los rascacielos stalinistas de Moscú, en vez de los tres que inicialmente proyectaban los inversores. “Tres era un sobrepeso. Con uno basta para dejar constancia del vector prorruso de nuestra política”, dice. Para las representaciones extranjeras se construye un barrio diplomático de chalets con jardín. “Por los chalets de lujo se llegan a pagar precios de más de 5 millones de euros”, afirma un empresario occidental.

Entre la sede de la compañía Kazmunaigaz y el Ministerio de Energía hay un arco por donde se filtran los rayos del sol poniente. “El efecto sería más impresionante si no se hubiera distorsionado la vista con un edificio de otro estilo que asoma ahora por el arco”, comenta Mataibekov, que tampoco está contento, de ninguna manera, con el local en forma de huevo diseñado para albergar el archivo nacional. (...)

UN ESTILO NOMADA EUROASIATICO




La nueva capital de Kazajstán emerge como un espejismo en la estepa.

La nueva capital de Kazajstán emerge como un espejismo en la estepa.Los kazajos designan a los edificios con su propia jerga. Al Ministerio de Finanzas, situado en la ribera derecha del Ishim, le llaman “el Dólar”, porque su forma recuerda la moneda norteamericana; al de Kazmunaigaz, “el Silo”, porque se asemeja a un enorme granero; al de Transportes lo han bautizado como “el Encendedor”. Hay también siete torres cilíndricas a las que llaman “los Siete Barriles” y dos construcciones estrechas y alargadas conocidas como “las Velas”. En Astana “se forma el estilo nómada euroasiático” que es característico del tercer milenio “cuando las personas y los pueblos encuentran su sitio en un nomadismo intercultural global”. El Ayuntamiento de Astana estudia la experiencia de otros traslados de capital, “excluyendo las africanas”, dice la vicejefa del Departamento de Planificación Sostenible, Nurgul Medeubayeva. “Brasilia es especialmente interesante para nosotros, porque fue construida muy deprisa y porque tras el traslado había una ideología de unidad del Estado y una necesidad de desarrollar la parte central del país”, explica.

El barrio administrativo que surge en la ribera izquierda del Ishim es todavía desangelado y por las noches está desierto, pese al derroche de luz.

Hoy por hoy, la vieja Astana, en la ribera derecha, es la parte más humana de la ciudad. De ella ha desaparecido la memoria de los líderes comunistas. La calle Lenin se llama hoy calle Abai, en memoria del sabio local Abai Kunanbayev, y en lugar de la estatua del fundador del Estado soviético han aparecido nuevos monumentos, como el dedicado al jan Kenesari Kasymov, considerado como un precursor de la lucha colonial contra el imperio ruso. En la Avenida de la República y sus inmediaciones, el equivalente local de Manhattan, hay confiterías de inspiración alemana, librerías repletas de manuales sobre la historia y la cultura de los kazajos, cibercafés llenos de estudiantes y cines con los últimos éxitos occidentales. Entre las dos riberas del río, los morsas, los bañistas amantes del agua helada, excavan agujeros en el hielo y se zambullen mientras el sol luce radiante sobre la estepa.

Fuente: Pagina 12

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008