Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
21 de Agosto del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

LA CIUDAD DE TELEFÓNICA EN MADRID POR RAFAEL DE LA HOZ


 



PROYECTO INTERNACIONALDISTRITO C
Un campus para la gestión empresaria


La Ciudad de Telefónica, proyectada en Madrid por Rafael de la Hoz, combina urbanismo con soluciones para la oficina del Siglo XXI.


Cajas abstractas. Es la imagen que se eligio para los volumenes de oficinas, con doble piel de vidrio.



Transparente y etereo. La doble piel de vidrio genera el efecto de desvanecer al edificio en el aire. La fachada es homogenea y no deja leer la division del edificio en niveles.



Nivel peatonal. El complejo se transita en sentido horizontal, como una ciudad corporativa.



Costillas. Parasoles de vidrio, tambien con funcion estructural.

Bajo las premisas de conectividad absoluta y horizontalidad, la Ciudad de las Comunicaciones de Telefónica de España, en Madrid, ahora bautizada Distrito C, es un conjunto de 15 edificios dispuestos en bloques simétricos (o casi), destinados a albergar a 14 mil personas entre visitantes y personal de la compañía, que actualmente se encuentran dispersos en distintas oficinas.

La obra, todavía en construcción, está ubicada en el barrio Las Tablas, una zona suburbana que se verá favorecida en los próximos años por la prolongación del Paseo de la Castellana hacia el norte, bastante más allá de las inclinadas Torres Kio. Allí, el arquitecto Rafael de la Hoz Castanys diseñó lo que él mismo define como un campus administrativo de 400 mil metros cuadrados cubiertos.
Se trata, en sus palabras, de una "composición equilibrada y asimétrica, caracterizado por la homogeneidad de las edificaciones, unificada por una inmensa cubierta". Casi una obra de urbanismo, Distrito C está dividido en cuatro bloques ubicados en las esquinas del gigantesco predio de 200 mil metros cuadrados. Cada uno de los bloques o manzanas se organiza alrededor de una plaza seca, y está compuesto por dos edificios de cuatro pisos y una torre de diez. Estas últimas, en los vértices del terreno, funcionan como los puntales de un baldaquino virtual que cubriría toda la obra.

A estos 12 volúmenes se agregan tres edificio de altura algo mayor: uno destinado a la dirección de la compañía, otro para los servicios de hotelería y un tercero en el que se instalará una guardería, un gimnasio y un centro de salud para los trabajadores de la empresa. En conjunto, todos los bloques delimitan hacia adentro un gran espacio abierto central: versión siglo XXI de la típica "Plaza Mayor" española.

Otra característica central del proyecto es que en el programa se destaca la intención de crear una nueva tipología de oficina sin papeles. De allí, la ausencia total de archivos y los reducidos espacios destinados a almacenar documentación. Todo el papelerío que no sea necesario para el trabajo cotidiano se aloja en espacios fuera del complejo. Además, los centros de impresión, fax, escáner y fotocopiadora, son limitados y accesibles en red.

Cubo de hielo. El exterior del complejo está unificado por una gran marquesina de más de un kilómetro de longitud y casi 60.000 m2 de superficie. Las fachadas son completamente acristaladas, lo cual, amén de aportar luz natural, facilita la percepción unificada del conjunto.

El recurso de la marquesina-cubierta lleva la firma de De la Hoz: en una de sus últimas obras madrileñas, el edificio Endesa, ya había incorporado una imponente marquesina sin otra función que la de otorgar al conjunto una imagen diferenciada. En este caso, en cambio, es el soporte del mayor dispositivo productor de energía solar sobre cubierta de Europa, con 16.600 paneles solares fotovoltaicos, ubicados sobre la marquesina envolvente, que proveerán de energía natural a todo el complejo.

La fachada está resuelta con doble piel de vidrio diseñada especialmente para el proyecto, unida por costillas, también de vidrio, a modo de viseras y parasoles. El propio De la Hoz supervisó la selección del cristal para cada parte de la fachada, con el objetivo de crear "una caja abstracta y transparente". De esta forma, se consiguió una textura uniforme "como un cubo de hielo —señala el arquitecto—, en el que no se distingue la división en plantas".

La piel interior está resuelta con un sistema modular, y permite que a través de ella se fijen las costillas de vidrio que soportan todas las cargas de la doble piel y las del viento. También se desarrolló un tipo de vidrio especial para este proyecto que permite obtener un doble efecto visual: la fachada opaca desde el exterior, gracias a la multitud de pequeños puntos blancos aplicados al vidrio; pero éstos no se perciben desde el interior del edificios, de modo que la transparencia hacia afuera es total.

Fuente: Diario Clarin

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008