Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
22 de Septiembre del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

CONCURSO PARA PROYECTAR UN MURO EN LA FRONTERA ENTRE EE.UU. Y MÉXICO


 



El concurso convocado por The New York Times para proyectar un muro en la frontera entre EE.UU. y México, obliga a revisar las relaciones entre arquitectura y política.

Primero fue "Wonderwall", aquel disco experimental de George Harrison por fuera del universo beatle. Tocando con músicos hindúes, Harrison nos proponía una experiencia de superación de lo que esencialmente es un muro, aquel elemento cuya presencia limita y separa, pero que también instiga nuestra curiosidad. Luego, la melancólica y crítica "The Wall", de Pink Floyd.


Básicamente la obra compuesta por Roger Waters hacía de algunos acontecimientos de su infancia y juventud una critica a la sociedad disciplinaria. Manifestaba la orfandad del hombre contemporáneo frente a los aparatos normalizadores del estado. Y, sobre todo, criticaba la alienación, producto de la violencia inutil de las guerras.

Una década antes de la caída del Muro de Berlín, la obra de Pink Floyd fue un grito premonitorio a favor de la confraternidad entre los hombres. O sea, una apertura artística a la multiculturalidad y a la heterogeneidad. Aquel ominoso signo de la separación y de la imposibilidad de convivencia en paz había caido. Esta vez el arte anticipaba la realidad.

Ya lo había notado Rem Koolhaas en su notable ensayo sobre el muro de Berlín, editado en SMLXL. El holandés se refería al enorme potencial de significación de una estructura elemental, "el muro" que, a pesar de su aparente neutralidad, diferenciaba escenarios y dramas urbanos como una inexpugnable línea de fonteras. Koolhaas aseguraba que el muro basa su silencio expresivo en imágenes lacónicas que contrastan con la poderosa idea de división que subyace en él. La lección formulaba: no importa su apariencia, sino su presencia implacable, aislando y dividiendo.

La historia no es nueva, recordemos los muros de Jericó; la construcción de la gran muralla China o la clausura de las ciudades medievales. Claro, la enumeración sería larga desde los desvastadoras alambradas electrificadas de los campos de concentración nazi al horror de la obscura interioridad de la Escuela de Mecánica de la Armada. Y ciertamente, el contemporáneo muro de Gaza.

Asombra el hecho de que un país como los Estados Unidos, que se asigna a sí mismo el rol de paladín de la democracia, haya concursado este nueva "pared maravillosa" para cerrar su frontera con México. El proyecto ganador, de Owen Moos, admite al menos dos lecturas preliminares: delimitar sin separar definitivamente, obstruir miradas sin bloquearlas, no son mas que sofisticados dispositivos estéticos de disuasión. Construir la linealidad del muro como una refinada intervención minimalista en (y contra) el paisaje, no es otra cosa que una clara reafirmación de poder y potencia.

Claro, los arquitectos siempre (o casi siempre) tienen la capacidad de decidir, motivo por el cual es coherente la posición adoptada por Diller & Scofidio al denunciar el profundo sentido político de la intervención. Mientras que para otros es una nueva oportunidad para plasmar convicciones, o quizás nuevas y distraídas ideas. Se debería leer, por lo tanto, este notorio acontecimiento como una interfase más del profundo proceso de desintegración cultural y político cuya punta de iceberg comenzó a percibirse luego del tenebroso 11S.

Ean este caso, a la exclusión y a la discriminación se la disimula con la búsqueda de una convalidación artístico-técnica que otorga las posibilidades de selección para que esos ritmos repetitivos de elementos traslúcidos, como un cedazo, permitan identificar a los feos, sucios y pobres (¿también peligrosos?).

Soberbio e incólume, este muro que no tiene una consistencia material basada en la opacidad, plantea claramente el filtrado de la mirada y el pasaje, sólo que dentro de una vía de mano única. Quizá no haya campos minados a sus costados, ni los trípodes de madera, hormigón y alambre de púas, que tanto inspiraron a Sol Lewit en su obra plástica. Seguramente, dispositivos digitales indicarán la calificación de quienes puedan pasar de un lado a otro, para luego deleitarse con el reflejo de la "pieza" al atardecer.

Los más aptos, dentro de este nuevo esquema de selección social, serán aquellos que contribuyan a engrosar la fuerza de trabajo funcional al país desarrollador. Proyectar el control de la separación es evidentemente una elegante muestra de la permanente interrelación entre la arquitectura y los dispositivos bio-políticos. Como una cínica demostración de una finalidad artística sin fin, aquí la lógica de la hegemonía ha tomado el mando.

Fuente: Diario Clarín

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008