Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
20 de Noviembre del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

ARQUITECTURA BIOCLIMÁTICA, O SIMPLEMENTE ARQUITECTURA


 



Sostenibilidad

El análisis

A medida que se intensifica la crisis de las energías combustibles tradicionales aumenta el debate sobre el modelo arquitectónico actual, pues el proceso edificatorio (construcción, uso y deconstrucción) es uno de los grandes consumidores de energía. En este contexto, sobresale con fuerza el término "arquitectura bioclimática" como primera alternativa, por su simpleza, para comenzar a paliar el problema. Sin embargo, aunque el término es relativamente nuevo, no lo es su significado, por lo que al pensar en una definición de arquitectura bioclimática que lo sustente con claridad me pareció interesante compartir con los no iniciados unas definiciones simples escritas hace ya algunos años por un ilustre personaje:

"Los edificios privados estarán correctamente ubicados si se tiene en cuenta, en primer lugar, la latitud y la orientación donde van a levantarse... de la misma manera, se debe orientar la disposición de los edificios atendiendo a las peculiaridades de cada región y a las diferencias del clima... Parece conveniente que los edificios sean abovedados en los países del norte, cerrados mejor que descubiertos y siempre orientados hacia las partes más cálidas. Por el contrario, en países meridionales, castigados por un sol abrasador, los edificios deben ser abiertos y orientados hacia el cierzo... De igual modo, se irán adaptando las construcciones en otras regiones, siempre en relación con sus climas diversos y con su latitud".

Quien menciona estas recomendaciones no es un avispado arquitecto sobrevenido a una nueva moda, sino Marco Vitrubio Polión, ingeniero del ejército de Roma en la época del emperador Augusto, en el siglo I a.c. Sin duda, uno de los más insignes maestros de arquitectura hasta bien entrado el siglo XIX y autor del tratado de arquitectura más antiguo del que tenemos noticia, De Architectura, del que se han extraído las citas.

Tras leer estas simples definiciones, sí se está en condiciones de comprender una definición más conceptual y sintética del término arquitectura bioclimática, entendiendo como tal aquélla que tiene en cuenta las condiciones del clima y del entorno para conseguir un adecuado confort térmico. ¿Estaba hablando este arquitecto de la cultura clásica de arquitectura bioclimática? Evidentemente no, más bien aconsejaba sobre cómo construir bien y esa es la cuestión fundamental. Tener en cuenta el clima y el entorno en el diseño arquitectónico es consustancial a la arquitectura. Obviarlo sería como diseñar arquitectura sin estructura o, en la actualidad, desligar las instalaciones de la arquitectura.

Podríamos preguntarnos, ante estas evidencias, por qué este término está otra vez de moda. Sencillamente porque el axioma anterior se había perdido y hoy no encontramos, salvo excepciones, ejemplos de arquitectura que se diseñe y construya teniendo en cuenta los condicionantes medioambientales. Esta pérdida de valores ha sido un proceso histórico continuo y consecuencia de muchos factores. Desde la Antigüedad, y salvo excepciones, los conquistadores han impuesto sus modelos constructivos eliminando la arquitectura vernácula, la del lugar, depositaria de las tradiciones y conocedora de las soluciones adecuadas para responder con eficacia ante las singularidades climáticas. Esta imposición fue sustituida por los estilos arquitectónicos imperantes que se han ido sucediendo a lo largo de los años, hasta culminar con los neoestilos y el eclecticismo, ya avanzado el siglo XIX. Aunque cada uno de estos movimientos o estilos intentaban dar una respuesta particular según el lugar, su estricto formalismo y su supuesta condición de arquitectura culta fue socavando los principios de la arquitectura popular tradicional. Sólo en los movimientos artísticos de finales del XIX y principios del XX surgidos como consecuencia del hartazgo ante el eclecticismo reinante encontramos un atisbo de sensibilidad, donde se vuelve a enfatizar la relación entre el hombre y la naturaleza.

Hay un período histórico que fue crucial en este recorrido de pérdida de identidad de la arquitectura popular. Nos referimos a la Revolución Industrial. La consiguiente llegada masiva de campesinos a la ciudad y su hacinamiento en barrios insalubres supuso la fase más tétrica en la forma de producir arquitectura y relacionarse con la naturaleza. Fue en este punto crítico donde comienzan las primeras reflexiones sobre el fenómeno y se empiezan a plantear propuestas arquitectónicas de carácter higienista que desarrollan modelos solares de edificación.

El movimiento moderno que comienza en el periodo de entreguerras del siglo XX tuvo unos planteamientos idealistas, pues pretendía posibilitar el acceso a una vivienda digna a todos los ciudadanos. Debían para ello cambiar los modos de diseñar y construir las viviendas. En el diseño se apostó por la racionalidad de los espacios, lo que incluía los conceptos bioclimáticos de antaño y el abandono de cualquier referencia a estilos anteriores. Para la ejecución de estos modelos se optó por la estandarización e industrialización de la construcción. Pero la realidad fue otra y un estilo carente de referencias a la arquitectura tradicional se impuso en todas las latitudes, fundamentalmente como forma social de respuesta ante el rápido crecimiento urbano, sin importar el clima ni la tradición del lugar, lo que ha supuesto en muchos casos un estrepitoso fracaso. Lo anterior se ha visto propiciado por la creencia de que los recursos ilimitados de energía para la iluminación y climatización harían nuestras viviendas confortables al margen de las circunstancias del clima, confundiendo el consumo excesivo de energía con vivir bien.

La crisis energética de los años 70 y la paulatina concienciación sobre los problemas medioambientales han dado lugar a una profunda reflexión sobre la vulnerabilidad de este modelo. Y hoy asistimos a una redefinición de la arquitectura bioclimática. Si bien es cierto que es necesario volver a diseñar los edificios según las circunstancias climáticas y el medio, debemos aprovechar los avances tecnológicos para incorporar nuevos conceptos referidos a energía solar, aprovechamiento de las aguas pluviales, tratamiento de aguas grises y negras, nuevos materiales no contaminantes y ecoeficientes, tratamientos de los residuos, etc. En este momento tenemos la capacidad de diseñar edificios que respondan íntegramente a las necesidades medioambientales. Hace tiempo que la arquitectura se entiende como mucho más que cuatro paredes y un techo. Y también lo es el espacio que encierra. Este espacio debe ser confortable y debe posibilitar el desarrollo del hombre que lo habita hasta la definición máxima del ser humano en relación con la naturaleza.

Fuente: Diario Sevilla

 







ARCHIVO - artículos de www.arquitecturahoy.com
Artículos del 2009:
Febrero, Enero
Artículos del 2008:
Junio, Mayo, Marzo, Febrero, Enero
Artículos Especiales:
Dubai, Historia de la Arquitectura, Dormitorios, Casas, Cubiertas, Instalacion, Puertas.
Artículos del 2007:
Diciembre, Noviembre, Octubre Septiembre, Agosto.
Artículos de 2006:
Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Software Gratis.

SITIOS AMIGOS

Arquitectura
Apostilas PDF
Tutorials PDF
Manuales PDF
Biografías
Tutoriales
Recetas
Dietas
Monografías
Pesca
Turismo
Messenger
Programas
Diseño



Arquitectura Hoy © 2008